El uso de la tecnología para facilitar la vida a los que usan prótesis ortopédicas.

"La discapacidad no debería ser un obstáculo para el éxito". S.W. Hawking, 2010.

En el 2010, en México, el 5.1% de la población total, un poco menos de 6 millones de mexicanos, vivían con algún tipo de discapacidad según cifras del INEGI. Actualmente, la OMS dice que el 15 % de la población mundial tiene alguna discapacidad, equivalente a más de 1,000 millones de personas.

¿Qué es la discapacidad? Se dice de las deficiencias mentales o cognitivas, intelectuales,  físicas o motrices y sensoriales permanentes, que puede tener una persona.

  • Las personas con discapacidad tienen una condición de vida diferente, y tienen los mismos derechos y obligaciones que todos.
  • La discapacidad afecta a más mujeres que a hombres, y es más común en países en vías de desarrollo.
  • Ha ido aumentando debido a que la población está envejeciendo y el riesgo de discapacidad es superior entre los adultos mayores.
  • Las personas con discapacidad tienen menos probabilidades de ser escolarizados y/o de encontrar trabajo.

Las prótesis: 

Desde hace mucho tiempo las prótesis han estado presentes, se dice que los primeros en utilizar un aparato artificial que reemplazara alguna extremidad del cuerpo fueron los egipcios. Se encontró una momia del 600 A.C., que tenía una prótesis del dedo del pie derecho, hecha de madera. Los científicos creen que la mujer sí usó su prótesis  mientras estaba vivía, y al ser momificada se la pusieron por motivos religiosos.


La mayoría de las prótesis se hacían con madera, ya que era fácil de adquirir, manejable y accesible. Pero no ha sido el único material que se ocupa para la elaboración de ellas, otros ejemplos son: acero, plásticos, nylon, fierro y fibra de carbono. El material depende mucho del lugar en dónde se vaya a usar la prótesis al igual que del precio que se está dispuesto a pagar por una. 

Poco a poco, la medicina ha ido mejorando las prótesis para que no sólo sean cómodas, sino también más funcionales, pudiendo imitar a la parte del cuerpo que se va a reemplazar. Una prueba de ello son las prótesis transtibiales (debajo de la rodilla) hechas de fibra de carbono, con las que se dice que pueden alcanzar una velocidad mayor que con las piernas, como las que ocupa el atleta sudafricano, Oscar Pistorius. Increíble ¿no?

A finales del año pasado, salió disponible para el público la prótesis de mano más avanzada del mundo. Se trata de la Bebionic3 desarrollada por RSLSteeper (una empresa inglesa que se encarga de la manufactura de todo tipo de prótesis). 



La Bebionic3 es una mano mioeléctrica hecha de fibra de carbono, que funciona debido a la actividad de movimiento y los impulsos eléctricos de los músculos del brazo. Internamente, los dedos, cuentan con motores independientes que realizan los movimientos de una mano natural. 

Con la Bebionic3 se puede escribir, mover el mouse de la computadora, atarse los zapatos, utilizar el cuchillo y muchas otras actividades de precisión. Todo esto es posible gracias a:

  • Sujeción automática: la bebionic3 tiene sensores que detectan si lo que se está sosteniendo se está resbalando, y entonces se ajusta para sujetarlo con más fuerza.
  • Tiene 14 formas de sujeción seleccionables: tú escoges la posición de la mano para realizar determinada tarea.
  • Doblado de los dedos: imita el doblado de los dedos de una mano de verdad para que no se vea o se sienta raro.
  • Control proporcional de la velocidad: la persona escoge la precisión de la Bebionic3.
  • Almohadillas suaves de los dedos: para mejorar el agarre.


El costo de una prótesis como esta, oscila entre 25 mil y 30 mil dólares, aproximadamente unos $325,000 pesos. Aunque hace muchísimas cosas y facilita la vida diaria de las personas, este tipo de prótesis sólo es accesible para muy poca gente.

Después de todos estos datos me surge una duda ¿De qué manera la tecnología realmente está ayudando a la gente, si más de la mayoría de las personas que tienen discapacidad no pueden acceder a ella?