¿Qué rayos es la nube?

El término Nube se escucha y lee todo el tiempo en estos días. Te ofrecen almacenar tu información en la nube, operar software en la nube y falta poco para que te ofrezcan viajes todo incluido en la nube. Pero, ¿qué es la nube?
Sin rodeos, la nube es el Internet.  Imagina la cantidad de computadoras que están conectadas a Internet;  ¿Ya las imaginaste?  Vuelve a hacer un esfuerzo por imaginar todas las computadoras que están conectadas a Internet.  Lo más seguro es que no lo puedas visualizar, simplemente son demasiadas.

Son tantos los equipos conectados a Internet que no se puede tener una cuenta exacta, y se pone peor: los equipos se conectan-desconectan frecuentemente, están distribuidos en todo el mundo, algunos se están moviendo de lugar, millones de equipos nuevos se agregan diariamente … y así lo podríamos complicar cada vez más. 

De hecho, si tratáramos de representar con un punto cada uno de éstos equipos, el resultado sería una nube de puntos.


Aunque el origen de la palabra es difícil de rastrear, se dice que en la era pre-cómputo, al hacer diagramas de telefonía, ya se usaba una icónica nube para representar todos los teléfonos conectados a la red de telefonía mundial, de tal modo trasladar el concepto a cómputo fue simple tradición.


¿Dónde se almacena la información?

Ahora que ya sabes que la nube es el Internet te debes preguntar dónde se almacena la información de "la nube". Esa pregunta es clave para tu negocio, debido a que tu información está sujeta a las leyes que gobiernan el piso sobre el cual se encuentra la computadora que tiene almacenada tu información.


Debes elegir un proveedor de servicios en la nube que te informe la ubicación geográfica donde la información que le proporciones será almacenada y procesada, puesto que hay países donde la privacidad de datos no existe, es blanda o está sujeta a que la revisen y copien en cualquier momento, como China, por ejemplo.


¿Es segura la nube?

La nube es tan segura como el proveedor del servicio desee o invierta en protecciones de seguridad. La nube no es inherentemente segura. Los servicios que contrates mediante la nube deben implementar diferentes mecanismos de seguridad para garantizarlo. Cuando tu proveedor de tecnología te ofrezca un servicio de nube, siempre pregunta por la seguridad, cómo la proporcionan, qué garantiza y qué no garantiza. Nunca confíes en un proveedor que no sabe la respuesta a esta pregunta.


¿El espacio de almacenamiento es infinito?

En la teoría no, en la práctica sí. El espacio de almacenamiento de la nube está delimitado por la cantidad de equipos conectados a la nube, pero dicha cantidad está en constante crecimiento adaptándose a las necesidades de todos.


Entonces, en la medida que la cantidad de equipos que almacenan información crezca, crecerá la capacidad de almacenamiento y como sucede en el mercado, bajará el precio por almacenarla.