¿Qué es lo que realmente estás pagando con un sitio web gratis?

A la hora de elegir servicios gratuitos, realmente sí damos algo a cambio.
Empresas, familias, personas, todos estamos en la constante búsqueda de productos o servicios que nos ofrezcan lo mejor y al menor precio, y tenemos siempre la pregunta en la mente, ¿qué tan caro o barato me puede salir algo de buena calidad?

Con Internet nos hemos dado cuenta de que podemos hacer muchas cosas por nosotros mismos sin ayuda de nadie, sin tener que pagarle a alguien para hacerlo o buscando empresas/personas que lo hagan sin cargo alguno. Sin embargo, no todo es tan fácil como se ve y no se te olvide, nadie trabaja gratis. 

Entonces, ¿dejarías que la imagen de tu empresa sea  barata o de mala calidad? Aún cuando quisieras intencionalmente dar una imagen de mala calidad, necesitas ayuda de un experto. Es por eso que a la hora de elegir servicios gratuitos, tenemos que ver realmente qué es lo que estamos dando a cambio. Eso es lo que pasa principalmente con los sitios web de muchas empresas al hacer uso de los servicios que los ofrecen de manera gratuita. Antes de acceder a alguno de estos servicios, tienes que saber realmente de qué se trata y lo que ofrecen:

  1. El producto eres tú, el producto son tus clientes.

Si deseas anunciar un producto o servicio, malas noticias: El producto más importante para el sitio web serán tus visitantes y la idea de hacerlos conseguir un sitio gratuito también.  Eso degradará tu imagen de manera dramática, sea cual sea tu objetivo.

  1. ¿Qué tan gratis es el servicio?

Regularmente, obtienes una cantidad de servicios limitada por la membresía que se ofrece de manera gratuita.  Compara el precio que te ofrecen por los servicios agregados que te apoyarían con un sitio con el nivel que necesitas.

  1. No está hecha pensada en tu negocio.

  • No importa a qué te dediques, tu sitio web se verá igual que al de otra compañía ya que son plantillas.  Podrías encontrar miles de sitios iguales.
  • No tienen servicio en línea o personalizado, y cada negocio tiene diferentes objetivos y necesidades.
  • No ofrecen correo electrónico, por lo que seguirás usando tu correo personal que se ve poco profesional.
  • No tienes asesoría de expertos en diseño, asesoría de imagen o ingeniería en sistemas, que han estudiado y se dedican a saber vender y colocar los productos/servicios de empresas en la mente de su consumidor objetivo.
  • No toman en cuenta expansiones para tu negocio ni tienen la capacidad para soportar muchos usuarios al mismo tiempo.
  • No son tan fáciles de usar como prometen, y lo peor es que no contemplan la navegación del usuario, es decir, el sitio web no es tan amigable con tus clientes por no estar diseñado específicamente para ellos.

  1. Buscadores

  • Es difícil realizar un ejercicio SEO (Search Engine Optimization) debido a que al sitio web gratis no se le dio ingeniería específica para los fines que buscas con tu negocio.  En otras palabras, la gente tendrá dificultad en encontrar tu sitio web en cualquier buscador, pudiendo encontrar mucho antes a tu competencia.
  • Posicionamiento en buscadores, recuerda que el 98% de la gente no sigue buscando después de la segunda página.

  1.  Dominio

  • Los dominios son muy largos y está promocionando al que te está dando "el servicio gratis".
  • No hay una identidad digital como tal de tu empresa, porque tu dominio tiene el nombre de otra empresa.
  • Confiabilidad, no hay nada como un dominio claro, preciso y que lleve el nombre de tu empresa.

La verdad más común de los sitios web gratuitos es que acaban siendo abandonados para siempre, o cambiados por sitios solicitados a la medida, al aprender que, si lo barato sale caro, lo gratis es aún peor.

Recorrer un camino de obstáculos y dolores de cabeza por ahorrar unos pesos se convierte en grandes pérdidas de oportunidades, clientes, tiempo y dinero.

Por último y lo más importante, un sitio barato se nota. No hay más. ¿Estás seguro de que esa es la imagen que quieres para tu empresa?