Uso y convivencia amigable con los aparatos tecnológicos.

La tecnología hace más divertida y cómoda nuestra vida, pero en exceso puede transformarse en detonante de una patología.

Muchos gadgets se han vuelto parte indispensable en nuestra vida cotidiana y su uso prolongado, ya sea por trabajo o por gusto, trae consigo lesiones, dolores y molestias en espalda, cuello, brazos, antebrazos, codos, muñecas, y ojos, que afectarán nuestro desempeño diario, y tal vez, nos estemos preguntando a qué se deberá ese dolor e imaginando que hemos contraído una rara o exótica enfermedad. 

¿Has pensado cuántos clics das al día con el mouse, cuántas horas pasas frente a una pantalla de computadora, televisión ó celular, cuánto tiempo tienes los audífonos puestos escuchando música a todo volumen, y cuánto en los videojuegos?

Algunas de las patologías que nos causa el uso de la tecnología son:

-El Síndrome del Túnel Carpiano.

Aparece por una fuerte presión reiterada sobre uno de los nervios de la muñeca que es responsable de la sensibilidad del pulgar y de los dedos largos y de la función de pinza con el pulgar. Los síntomas son adormecimiento, dolor y pérdida de sensibilidad en la mano afectada.

-Enfermedades oculares.

Visión borrosa, diplopía (doble visión), ojos secos e irritados y ardor ocular, son ocasionados por fijar la vista de forma no adecuada y prolongada.  Cuando vemos una pantalla parpadeamos de seis a ocho veces, cuando lo normal es hacerlo de 16 a 20. 

-Daños en la audición.

Escuchar música con alto volumen durante muchas horas puede causar sordera y también problemas de equilibrio, náuseas y nos aisla de los ruidos del medio ambiente, lo que puede ocasionar algún riesgo.

-Sobrepeso y obesidad.

El pasar periodos largos de tiempo en una silla frente a la computadora, o jugando un videojuego provoca una vida sedentaria.

-Tendinitis.

El uso del teclado de la computadora, mouse y celulares, implica un movimiento constante y repetitivo que produce inflamación o irritación de los tendones. 

-Trastornos del sueño.

Muchos jóvenes duermen con los celulares bajo la almohada y contestan llamadas y mensajes a la hora que sea, interrumpiendo el sueño, lo que a la larga crea trastornos.

-Dolor y lesiones de espalda, hombros y cuello por mala posición. 

-Además de adicción, ansiedad, depresión, problemas de atención, vértigo y fatiga.




Recomendaciones que pueden ser de utilidad:

  • Utilizar una silla que nos permita sentarnos hasta el fondo y apoyar los pies en el suelo.
  • Evitar cruzar las piernas y los pies pues puede causar adormecimiento.
  • Sentarse frente a la computadora con la espalda recta, sin tensar el cuello, la cabeza erguida, con la parte superior de la pantalla a la altura de los ojos, los brazos doblados en ángulo recto y con una almohadilla que permita reposar la muñeca.
  • Hacer uso de reposapiés que eleven las rodillas y relajar la zona lumbar.


  • Levantarse y caminar ó hacer algún ejercicio apropiado para la silla, cada dos horas de trabajo.
  • Evitar el brillo excesivo en la pantalla, conservar una distancia de 50 centímetros y descansar los ojos cada hora.  
  • Elige el tamaño apropiado de mouse, los especialistas aconsejan uno que permita “abrazarlo” con toda la mano, colocarlo sobre una superficie estable, tenerlo cerca del cuerpo y moverlo con todo el antebrazo, no sólo con la muñeca, no posar el codo.
  • El teclado debe estar en una posición cómoda, al alcance de la mano, a la altura del codo ó un poco más abajo, no golpearlo fuerte.
  • Con dispositivos portátiles, utilizar teclados inalámbricos que permitan situar la pantalla a la altura de los ojos.
  • No usar la laptop en las piernas.
  • Para las tabletas, utilizar soportes de sujeción si se va a leer y evitar posturas incorrectas si se usa para jugar.
  • No sujetar los teléfonos móviles con el hombro mientras se habla, si se tiene que escribir utilizar auriculares.
  • Tener cuidado con el sobre esfuerzo al que se somete el pulgar cuando se escribe de forma prolongada a través de las pantallas táctiles de los dispositivos móviles.
  • Recordar que el uso máximo ideal para jugar con videoconsolas es de dos horas al día, descansando 10 minutos entre ellas.
  • Si se trata de Wii o de Play Station, calentar y estirar antes y después del ejercicio.

Mucho se ha hablado acerca de los daños que causa el horno de microondas, el tener el celular cerca del cuerpo, y tantas cosas más, pero la clave está en dar el uso adecuado a todos los aparatos tecnológicos, adoptando las medidas oportunas para cada caso y así prevenir complicaciones y tener una convivencia feliz con nuestra amiga la tecnología, obteniendo siempre lo mejor de ella.