Bichos Inteligentes

Inteligencia que controla nuestras vidas y afecta nuestras relaciones.


¿Alguna vez has salido de casa y te diste cuenta que olvidaste tu SMARTPHONE?

Y a los pocos segundos, pudiste experimentar miles de sensaciones muy diversas que van desde el pánico, inseguridad o incluso ansiedad de separación. Y aunque sólo hayas pasado una hora sin tu teléfono, pareces loquito con la paranoia de que suena o vibra cerca de ti.   Si cualquiera de estos conceptos te es familiar, es una clara evidencia de que ya éstas contagiado por el síndrome del “Bicho Inteligente”, cuyo único objetivo es apoderarse de nuestras vidas.

Hasta hace algunos años, parecía que los únicos afectados con éste virus eran la generación de los millennials. Sin embargo, si tu estás dentro de  la Generación X o incluso dentro de los Baby boomers, te tengo malas noticias... eres propenso a contraerlo.

Estos Bichos se han asegurado un lugar mas que importante en nuestras vidas. Lo tenemos pegado 24/7, incluso hasta en la cama. Prácticamente los hemos convertido en una extremidad más de nuestro cuerpo.  Sin el, pareciéramos estar como ratón en laberinto, desesperados,  como si no pudiéramos hacer nada o estuviéramos mancos.


Lo llevamos a todos lados,  trabajo, citas, fiestas, gimnasio, baño, clases, viendo la televisión, con un libro junto y por salud mental, no quiero pensar a qué otros lugares. Tenemos la presión de contestar de inmediato a llamadas y mensajes, somos localizables en todo momento y en todo lugar, la gente puede saber si leímos o no un mensaje o un mail.  ¿Eso es eficiencia? ¿Es productividad? ¿El término privacidad existe aún?

Es increíble entrar a un café o restaurante y ver que todos en las mesas están metidos en sus teléfonos ignorando a los que tienen enfrente.

“Muy cerca de los que están lejos, pero muy lejos de los que están cerca.”

Me es imposible no pensar que esto va a cambiar,  para siempre, la forma en la que nos relacionamos y comunicamos.

Y  es que la gente utiliza tanto éstos Bichos, que parecen ser ajenos o desconocen lo que está sucediendo a su alrededor y éste es el peor efecto del virus, ya que nos aísla  y nos lleva a perdernos de muchas cosas. 

Hace unos días,  sentado en un café, pensaba qué escribir para la columna, cuando levanté la vista  de la pantalla de mi computadora y vi a una familia sentados en la mesa de  enfrente. Una niña encantadora de aproximadamente tres años estaba muy bien portada dibujando sobre su cuaderno, mi sorpresa fue al darme cuenta que mamá y papá no estaban platicando ni siquiera entre ellos, porque estaban metidos en el Bicho, tan concentrados, que la niña intentó mostrar tres veces su dibujo y ellos no fueron para dejarlo por un segundo y poner un poco de atención en la sonrisa de la hija que había terminado su obra de arte, pronto la sonrisa se transformó en una cara seria que volvió a concentrase en su cuaderno.

Mi cara y el sentimiento de molestia eran para Ripley. No podía sacarme de la cabeza ¿qué podrían estar haciendo con los Bichos que fuera mas importante que la ilusión de su hija con el dibujo?

Con ésto no quiero sonar anticuado y mucho menos lo hago con el objeto de herir los sentimientos de nadie, ya que a la mayoría de nosotros nos encanta usar el Bicho y sufrimos de su virus, que no sólo se está apoderando de la sociedad en un país, sino en todo el mundo.

Lo que otras personas decidan hacer con su tiempo no es de mi incumbencia y estoy muy consciente de eso. Pero cuando veo cosas como ésta, me preocupa cómo la tecnología y en concreto los “Bichos Inteligentes”, nos están cambiando.

¿Significa que nos estamos olvidando de cómo tener conversaciones normales? ¿Quiere decir que nuestra atención se mantiene continuamente dispersa? 

¿Que la cantidad de tiempo que somos capaces de prestar atención a las cosas es cada vez menor?

¿Es un mensaje para las nuevas generaciones donde los “Bichos Inteligentes” son más importantes que la gente alrededor de ellos?

No creo tener las respuestas a esas preguntas, pero si creo que tenemos que pasar menos tiempo en el mundo digital y más tiempo en el mundo real.

Me encantaría saber ¿qué piensas de esto? ¿Has notado lo mismo que yo? ó ¿es diferente en tu grupo o en tu país? ¿Estás de acuerdo que estamos gastando demasiado tiempo en nuestros Bichos Inteligentes y poco tiempo prestando atención a las personas que nos rodean?

¿Es importante debatir de esto? o simplemente aceptar que es la tendencia del cambio, el mundo que nos tocó y el futuro.

Comparte tu opinión dejando un comentario en nuestra Blog. Y no te olvides, ¡también puedes hacerlo desde tu “Bicho Inteligente”!


Álvaro Ruiz de la Peña Irigoyen